Cómo actuar en el parto de una perra

Mientras su perra pare, usted puede permanecer como atento espectador, pero no intervenga, Cuanto menos haga mejor. Únicamente en caso de dificultades puede colaborar. Lo mas adecuado es que tenga a mano el teléfono del veterinario por si es necesario.

Conviene saber:

Cuando nacen los cachorros y hay alguno por el que la madre no tiene interés, abandonándole para cuidar de los demás de la camada, tampoco usted podrá hacer nada, porque estará muerto. Procure no ser visto por la madre y retireselo en cuanto sea posible.
Si hay algún perrito que permanece quieto absolutamente pero la madre no lo abandona, seguramente se trata de un animalito con problemas respiratorios. Pruebe usted a apretar con fuerza el cordón umbilical, así le hará daño y el animal gritara, con lo que es muy probable que se recupere. Si a pesar de ello no reacciona, tómelo en las manos y sople aire en su boca muy suavemente, recuerde que sus pulmones son tan delicados como una pompa de jabón y en cuanto empiece a respirar devuélvalo a la perra para que ella lo cuide.
Si el cachorro no sale después de asomar la cabeza, haga que alguna otra persona le ayude unos minutos. Lo ideal es que una de un ligero masaje en el vientre de la perra, mientras la otra tira con suavidad del perrito, imprimiendo al movimiento un cierto balanceo, de abajo hacia arriba y de derecha a izquierda.
Si algún cachorro es muy grande y ello impide a la perra expulsarlo o esta mal colocado, haga ir a su casa el veterinario, hay cierta prisa en ello pero no tanta como usted imagina. El riesgo es para los cachorros pero la perra se salvara.
Por cierto, se dice que las perras paren sin dolor dándoles, durante veinte días, una cucharada de agua en la que se habrán hervido unas hojas de frambuesa silvestre.

 

 

© Copyright 2002 - Todos los derechos reservados

 

Posicionamiento Web by Sextageneracion