Como Trasladar a un Herido

Es lógico que un perro herido, no importa demasiado el motivo, tenga inmediatamente después del accidente una serie de movimientos provocados por el dolor, la angustia o el miedo. Son difícilmente evitables, pero nuestra primera intención ha de ser conseguir que cese ese estado convulsivo y el animal recupere la serenidad.

A continuación debemos ocuparnos de hacer un examen visual que nos permita conocer, al menos aproximadamente, la importancia de los daños que el animal ha sufrido. Si hay miembros fracturados, heridas importantes o el perro esta inconsciente, debemos prepararnos para que sea visto por un especialista. Si estamos en casa lo mejor es que la visita la haga el veterinario acudiendo a nuestra llamada. Si hay absoluta necesidad de llevar al perro hasta la consulta, prepararemos algo que pueda servirnos de camilla sobre la que colocaremos, procurando no moverlo para no agravar posibles lesiones internas.

Para ello puede valernos una tabla, una manta, casi cualquier cosa que pueda convertirse en superficie de sustentación, la improvisada camilla se colocara al lado del lugar en donde el perro permanece y con movimientos muy lentos se levantara a este, deslizando lo que serviría de vehículo.

Lo único realmente importante es que el animal permanezca caliente y tan inmóvil como sea posible. No le de bebidas. Acarícielo mas con la voz que con los gestos.

 

© Copyright 2002 - Todos los derechos reservados

 

Posicionamiento Web by Sextageneracion